Embarazo

Tener un bebé nos ofrece una felicidad tan inexplicable, que no puede ser igualada con más nada en el mundo. Sin embargo, debemos estar conscientes de que esta experiencia, también acarrea muchísima responsabilidad.

Ya seas madre primeriza o tengas bastante experiencia, lo mejor será que te asegures de cuidarte durante el embarazo para que después de algunos meses, estés lista para recibir a la criatura que cambiará tu vida para siempre.

Todo sobre el Embarazo

¿Qué es el embarazo?

El embarazo, también conocido como gestación, es el tiempo durante el cual uno o más hijos se desarrollan dentro de una mujer. Este puede ocurrir mediante relaciones sexuales o también a través de la tecnología de reproducción asistida.

El parto ocurre típicamente alrededor de las 40 semanas desde el último período menstrual, lo que va más allá de los 9 meses.

 

Las etapas del embarazo se dividen generalmente en 3 trimestres. El primer trimestre embarazo va de la semana 1 a la 12 e incluye la concepción, que es cuando el esperma fertiliza el óvulo; este óvulo fertilizado viaja por la trompa de falopio y se adhiere al interior del útero, donde comienza a formar el embrión y la placenta.

El segundo trimestre del embarazo va de la semana 13 a la 28 y alrededor de la mitad, se puede sentir el movimiento del feto. Un dato curioso es que a las 28 semanas de gestación, más del 90% de los bebés pueden sobrevivir fuera del útero si reciben atención médica de alta calidad. El tercer trimestre de embarazo va de la semana 29 a la 40.

¿Cómo saber si estoy embarazada?

Ya sea que se trate de senos sensibles, un estómago delicado o cualquier otra cosa, los síntomas de embarazo primer mes son diferentes para cada mujer. El primer signo al que debes prestarle atención, es que tiende a faltarte tu período, esto sucede alrededor de dos semanas después de haber concebido, pero esto no es infalible.

Si tu ciclo menstrual no es regular, es posible que no te des cuenta que no has tenido la menstruación. Algunas mujeres tienen un poco de sangrado alrededor del momento en que esperaban un período y esto es causado por el embrión que se implanta en el revestimiento del útero, lo cual puede confundir un poco.

Las pruebas de embarazo caseras son aproximadamente un 97% confiables y lo que hacen, es medir la cantidad de una hormona llamada gonadotropina coriónica humana (GCH) en la orina, que es mucho más elevada durante la preñez.

Así que si te estás preguntando con cuántos días de embarazo da positivo un test, te recomendamos hacerte la prueba de embarazo a partir del noveno día que pienses que has quedado encinta.

¿Cuáles son los primeros síntomas del embarazo?

Los síntomas de embarazo son muy diversos y pueden varias de una mujer a otra. Repasemos brevemente los más comunes:

  • Ausencia de períodos menstruales: Esta es una de las primeras señales de embarazo, pero podría ser engañosa. Hay muchas razones por las que se ausenta un período menstrual, como el aumento o la pérdida repentina de peso, el uso regular de anticonceptivos, el estrés o el sobreesfuerzo y los trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia.

Por lo tanto, a pesar de que es uno de los síntomas comunes del embarazo, lo mejor será consultar con un médico para determinar que la ausencia de la regla es una señal de embarazo.

  • Manchado: Si notas algunas gotas de sangre después de una o dos semanas de tu último período menstrual, esto podría ser sangrado de implante, que es inofensivo y ocurre cuando el embrión se implanta en la pared del útero. Sin embargo, este no es el caso de todas las mujeres embarazadas. Consulta al médico si experimentas algún dolor o molestia.
  • Náuseas y vómitos: Uno de los primeros indicios de estar embarazada es presentar nauseas las cuales aparecerán aproximadamente a las 3 semanas después de haber sido concebida.

Se conoce también como mareo matutino, aunque puede ocurrir en cualquier momento. Cualquier olor, sabor o incluso un perfume regular, puede hacer que las sientas.

Esto es una indicación de que los niveles hormonales, están aumentando y es una señal de que tu cuerpo se está preparando para el embarazo.

  • Senos adoloridos y pezones con hormigueo: Este es sin duda otro de los principales síntomas de embarazo. Tus senos se encontrarán muy sensibles y adoloridos al tacto, también los notarás más grandes y pesados que cuando la ovulación.

Las areolas y los pezones se volverán más oscuros y en muchos casos, podrás notar pequeñas manchas o granos alrededor de ellos.

  • Irritabilidad o cambios de humor: Soñar con embarazo no es precisamente un síntoma pero la irritabilidad y los cambios de humor, si lo son. Realmente tú podrías perder los estribos sin mucha provocación!

Pero aunque todavía no lo sepas, tu comportamiento irritable y malhumorado se debe a las hormonas del embarazo. Te sentirás hipersensible, gruñona y llorosa, todo esto debido a los cambios que alteran los niveles de neurotransmisores o mensajeros químicos en el cerebro, resultando en un aumento de las emociones, tanto buenas como malas.

  • Aversiones y antojos alimenticios: ¿Estas anhelando desesperadamente algo que no te gustaba hasta ahora, o aplazando repentinamente algunos alimentos que te encantaban? El aumento del nivel de estrógeno es la causa y podrás tener antojos en cualquier momento, a lo largo del embarazo y parto. Solo asegúrate de no comer en exceso ya que te podrías enfermar.
  • Fatiga y falta de sueño: Debido a todos los cambios físicos, el ciclo de sueño de tu cuerpo puede ser perturbado, lo cual te puede ayudar a saber que estás en la dulce espera.

El aumento de los niveles de progesterona, las náuseas y la micción frecuente,   podrían fatigarte. El calendario de embarazo asegura que podrás volverte a sentir enérgica cerca del segundo trimestre y el cansancio retornará en el tercero.

¿Por qué dan nauseas en el embarazo?

Las náuseas son generalmente uno de los síntomas más experimentados que reportan las mamás embarazadas durante las primeras etapas de gestación de un bebé.

Y no sólo se sabe que es uno de los primeros signos, sino que es muy común durante el primer trimestre y a veces incluso se extiende por mucho más tiempo.

Aunque las náuseas son definitivamente una sensación incómoda, la buena noticia es que no son dañinas ni para ti ni para el bebé y a menudo, son percibidas como una indicación de la gestación de un bebé saludable.

Las causas no se entienden completamente, sin embargo, sí parece estar relacionado con la producción de la hormona coriónica humana gonadotropina (HCG), comúnmente conocida como la hormona del embarazo.

Esta, la comienza a producir el cuerpo una vez que el óvulo fertilizado se adhiere al revestimiento uterino y a pesar de que se desconoce como este fenómeno en particular produce el malestar matutino, se presume que existe una clara conexión ya que ambas alcanzan su pico alrededor del mismo tiempo.

¿Con cuantas semanas de embarazo se siente él bebe?

Quizás sepas todo sobre el embarazo pero lo más probable, es que no estarás consiente de los movimientos de tu bebito por diversas razones. En muchas ocasiones, algunos no durarán demasiado o no serán lo suficientemente fuertes como para que los sientas.

Pero cuando tu bebé menee todo su cuerpo durante más de 7 segundos, es probable que lo notes y sentirás una emoción aun mayor que cuando el test de embarazo resultó positivo!

Otra razón por la cual es posible que no sientas todo lo que hace, es que algunos agites pueden ser más difíciles de percibir si la columna vertebral del pequeño, está en la parte delantera de tu barriga (posición anterior) o si la placenta está en la parte de adelante (placenta anterior).

Recuerda que la fertilidad toca a cada mujer de maneta distinta, así que es difícil definir exactamente lo que vas a apreciar y cuándo lo harás. Por ejemplo, no es lo mismo las sensaciones que tendrás con un embarazo de 20 semanas que con 36 semanas de embarazo. Cada etapa es distinta, disfrútala!

Lo mejor será esperar aproximadamente una semana después que falle la menstruación para hacerse una prueba de embarazo casera. Para ese entonces, la mayoría de las mujeres recién embarazadas tendrán suficiente cantidad de gonadotropina coriónica humana (GCH) en la orina para ser detectada en los test.

Si la calculadora de embarazo  da positivo, llama al consultorio de tu médico y programa tu primera cita prenatal. La mayoría de los galenos no te verán hasta que tengas un embarazo de 8 semanas, a menos que tengas una afección médica, hayas tenido problemas con una gestación anterior o tengas síntomas que necesiten ser examinados.

En la primera visita prenatal, el médico te confirmará la preñez. Además, se realizarán otras pruebas adicionales como: pesaje, orina, medición de la presión arterial y determinación de la hemoglobina.

El médico te extraerá la sangre para determinar tu grupo sanguíneo, el factor rhesus y se realizarán pruebas adicionales para detectar el VIH, la rubéola, y otras enfermedades que pueden ser potencialmente peligrosas.

También discutirá los posibles riesgos y te dará consejos sobre nutrición y otros asuntos relacionados con la gestación.

Por supuesto, también tendrás la oportunidad de hacer otras preguntas como ¿estoy embarazada que hago? Cómo calcular semanas de embarazo, fecha probable de parto, si será un parto cesárea o parto en agua y cuáles son las etapas del embarazo humano

¿Cuándo anunciar el embarazo?

El camino hacia la paternidad está plagado de decisiones, desde dónde dar a luz hasta cuál nombre ponerle a la criatura. Pero para muchos futuros padres, la primera de todas es cuándo anunciar el embarazo.

No son pocos los progenitores que deben esperar hasta el final del primer trimestre, alrededor de los 3 meses de gestación, para contarles a sus amigos y familiares sobre la noticia.

Varios factores influyen en el por qué la gente espera hasta este momento para compartir las buenas nuevas. Sin embargo, la parte más importante de tu decisión, debe girar en torno a lo que te haga sentir más cómoda.

Las ventajas de esperar un poco para gritarle al mundo “estoy embarazada” radican en que junto con el anuncio, podrás presentar la ecografía de un bebé realmente saludable, ya se sabrá su sexo, tendrás suficiente tiempo para saber de qué manera darás a conocer la agradable situación y habrás pasado la angustiosa barrera del primer trimestre, que es cuando las pérdidas espontáneas se producen con más facilidad.

¿Cuándo un embarazo es de alto riesgo?

Un embarazo es de alto riesgo si existe la posibilidad de que tú o tu bebé, tengan problemas de salud. Ser diagnosticado de “alto riesgo” puede sonar aterrador, pero es la manera en la que los galenos se asegurarán que tú recibirás atención especial durante la preñez.

Tu médico te vigilará muy de cerca para detectar cualquier problema temprano. Las afecciones que se enumeran a continuación harán que tú y tu pequeño corran un mayor riesgo de padecer problemas, como retraso en el crecimiento de la criatura, labor pretérmino, preeclampsia y problemas con la placenta.

Pero es importante recordar que estar en alto riesgo, no significa que tú o el chiquillo tengan problemas.

  • Trastornos sanguíneos: Si tienes un trastorno sanguíneo como la enfermedad de células falciformes o talasemia, la tensión adicional que el embarazo pondrá en tu cuerpo podría empeorar tu condición. También existen riesgos potenciales para tu bebé si la hereda.
  • Enfermedad renal crónica: Esta condición aumenta el riesgo de aborto espontáneo, desarrollar presión arterial alta, preeclampsia y no tener un embarazo a término. También puede suponer una carga adicional para los riñones.
  • Depresión: La preñez y convertirse en madre, puede hacer que seas más vulnerable a los problemas de salud mental, incluyendo ansiedad y depresión, sobre todo si se trata de un embarazo a temprana edad, embarazo precoz o embarazo en adolescentes.

Si no se trata debidamente o si se hace con cierto tipo de medicamentos, la criatura pudiera ser sujeto de riesgos.

  • Presión arterial alta: Todavía puedes tener un embarazo niña normal, incluso si tienes la presión arterial alta. Sin embargo, si no la tratas, tu hijo o hija pudieran crecer más despacio de lo normal o pudieran nacer antes de tiempo.

Otras complicaciones asociadas con la hipertensión arterial incluyen preeclampsia y desprendimiento de la placenta, una afección grave en la que esta, se separa parcial o totalmente del útero antes de que nazca el bebito.

  • VIH o SIDA: Si tienes VIH o SIDA, la criatura pudiera infectarse antes del nacimiento, durante el parto o a través de la lactancia materna. Afortunadamente, los medicamentos pueden reducir drásticamente este riesgo.
  • El lupus y otras enfermedades autoinmunes, pudieran aumentar el riesgo de que la fecha parto sea anterior a lo esperado. El hecho de estar embarazada, también pudiera elevar la probabilidad de que tu enfermedad aumente o empeore.
  • Edad de la madre: Tu edad puede afectar la probabilidad de tener un embarazo de alto riesgo. El embarazo a los 40, así como un embarazo a temprana edad, te coloca en un mayor peligro de tener algunas complicaciones y problemas de salud.
  • Obesidad: Tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más alto antes de la preñez, te pone en la eventualidad de una diabetes gestacional, diabetes tipo 2 y presión arterial alta. Y al momento de dar a luz, será más probable que necesites inducir el trabajo de parto o que sea uno mediante cesárea.
  • Enfermedad de la tiroides: Tanto una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) como una hiperactiva (hipertiroidismo), pueden causar problemas para ti y tu hija si la afección no se controla. Estos problemas pueden incluir aborto espontáneo, embarazo ectópico, preeclampsia, bajo peso al nacer y tener a la criatura antes de tiempo.
  • Diabetes tipo 1 o tipo 2: Si tu diabetes no se maneja bien, podrías estar en riesgo de complicaciones incluyendo defectos congénitos, presión arterial alta, tener al niño antes de tiempo o tener uno muy grande (macrosomía). Él o ella, también podría presentar inconvenientes para respirar, niveles bajos de glucosa e ictericia.

Dieta para embarazadas

Cuando se habla de una dieta durante el embarazo, no se refiere a restringir las calorías o tratar de perder peso.

De hecho, los regímenes alimenticios para bajar unas cuantas libras durante la gestación, pueden ser peligrosos tanto para ti como para tu bebito, especialmente porque pueden restringir nutrientes importantes como el hierro, el ácido fólico y otras vitaminas y minerales necesarios.

Por lo tanto, se recomienda evitar aquellas populares tales como la Atkins, South Beach, The Zone, Raw Food Diet, y así sucesivamente. Todo esto forma parte de las etapas y cuidados del embarazo.

El tipo de dieta que se sugiere aquí, está referida a perfeccionar tus hábitos alimenticios para asegurarte de que estarás recibiendo una nutrición adecuada para tu salud y la del pequeño.

Una alimentación sana, será fundamental para su buen crecimiento y desarrollo. Es por eso que para obtener los nutrientes que necesitarán, deberás comer de una gran variedad de grupos de alimentos, incluyendo frutas y verduras, panes y granos, fuentes de proteínas y productos lácteos.

Y no solo con 36 semanas de embarazo, sino desde el principio, deberás consumir 300 calorías adicionales por día.

Recuerda que siempre será de vital importancia alimentarte de una variedad de fuentes distintas a lo largo del día, con esto te asegurarás de que ambos, recibirán todo lo que necesitan.

He aquí un vistazo a los grupos de alimentos sugeridos para crear una dieta balanceada.

  • Frutas y Vegetales: Las frutas, los vegetales y las verduras, contienen muchos nutrientes importantes para el embarazo de 20 semanas, especialmente la vitamina C y el ácido fólico.

Las mujeres encinta necesitan por lo menos 70mg diarios de vitamina C, que se encuentra en las frutas como las naranjas, toronjas y la melaza y en verduras como el brócoli, los tomates y las coles de Bruselas.

Para prevenir los defectos del tubo neural, se recomienda 0,4mg de ácido fólico por día. Una buena fuente del mismo se puede encontrar en las verduras de hoja verde oscura (otras fuentes de ácido fólico incluyen las legumbres, como las habas negras o lima, los guisantes de ojos negros y la ternera). Deberías tomar por lo menos 2-4 porciones de fruta y 4 o más porciones de vegetales diariamente.

  • Panes y granos: La principal fuente de energía del cuerpo tanto en el calendario fertilidad como durante el embarazo, proviene de los carbohidratos esenciales que se encuentran en los panes y granos.

El grano entero y los productos enriquecidos, proporcionan nutrientes importantes como el hierro, la vitamina B, la fibra y algunas proteínas. También podrás obtener la cantidad requerida de ácido fólico del pan fortificado y el cereal.

Dependiendo de tu peso y tus necesidades dietéticas, deberás consumir entre 6 y 11 porciones (6-11 oz) de panes/cereales diariamente.

  • Proteínas: La carne, las aves de corral, el pescado, los huevos y los frijoles, contienen la proteína, la vitamina B y el hierro necesarios en el embarazo. Tu bebé en desarrollo necesitará mucha, especialmente en el segundo y el tercer trimestre. El hierro, te ayudará a llevar oxígeno a los músculos para evitar síntomas como fatiga, debilidad, irritabilidad y depresión.

La carne magra de res, pollo, cordero, hígado, pavo y ternera, son buenas opciones. El pescado y algunos otros mariscos, pueden ser también una buena elección nutricional.

Deberás consumir al menos 3 porciones diarias de proteína y recuerda que deberás evitar el pescado que contenga altos niveles de mercurio.

  • Productos Lácteos: Al menos 1000 mg de calcio son necesarios diariamente para mantener un embarazo saludable. Este, es esencial para la formación de dientes y huesos fuertes, la coagulación sanguínea normal y la función muscular y nerviosa.

Debido a que tu pequeño en desarrollo requerirá una cantidad considerable del mismo, su cuerpecito lo tomará de tus huesos si no consumes lo suficiente a través de la dieta (lo cual puede llevar a problemas futuros, como la osteoporosis).

Como buenas fuentes se incluyen la leche, el queso, el yogur, las sopas de crema y los pudines.

También podrás encontrarlo en algunos vegetales verdes, mariscos, frijoles y guisantes secos. Recuerda que deberás consumir al menos 4 porciones diarias de productos lácteos.